martes, 2 de febrero de 2010

Callejera

Lo que voy a narraros a continuacion es una pequeña experiencia real.......pequeña,pero al menos para mi impactante.
Hace pocos dias iba a coger el tren de cercanias para volver a casa.Venia de ver a mi madre y venia pensando en mis cosas como suelo hacer cuando estoy solo.
De repente aparecio ante mi una persona de edad indefinida (entre un margen de 18 a 40 años) supongo que no demasiado mayor pero eso si tremendamente desgastada por la vida.
Era una chica/mujer/anciana y obviamente me di cuenta de que me iba a pedir dinero.Como suele ocurrir en estos casos (pues al igual que vosotros,no era la primera vez que me ocurria) yo ya tenia preparado todo mi arsenal de estrategias para evitar cualquier tipo de contacto:desde mirar al frente y seguir hacia adelante,a murmurar algo asi como "Lo siento,pero no llevo nada" y cosas por el estilo......es lo que he hecho en la mayoria de las ocasiones en que me ha ocurrido algo similar,esa es la verdad.
Pero en esa ocasion no pude,no me pregunteis porque.Es cierto que ella me dijo que era para comer y que si queria en vez de darle el dinero le comprase yo el bocadillo,pero eso ya me lo habian contado varias veces y no me resulto convincente.Fue algo mas,fue la enorme tristeza que reflejaban esos ojos,la desesperacion,la derrota,no se.......el caso es que no pude irme asi sin mas.
Asi que saque mi monedero y le di unas pocas monedas para que se pudiera comprar un bocadillo.Hasta ahi todo mas o menos era normal.
Lo que yo no esperaba era que ella se pusiera a mi lado y me acompañara durante parte del trecho a la estacion lo cual me dio ocasion a conversar un poco con ella,a preguntarle un poco sobre su vida y a asomarme al abismo (aunque solo al borde) de esas inmensas tragedias que son las vidas de ciertas personas.
La historia que me conto no diferia mucho de las que hemos oido mil veces en la serie "Callejeros",pero os aseguro que no es lo mismo oirla desde el sillon de tu casa que oirsela a una persona en la calle donde las esta viviendo (por supuesto ni siquiera puedo concebir como sera vivir esas experiencias en primera persona).
Me conto que estaba embarazada de cuatro meses (si yo fuera un poco mas observador me habria dado cuenta mucho antes) y que estaba durmiendo en la calle,en cajeros automaticos o donde podia.Que el lunes tenia una reunion con la asistenta social para ver si podian meterla en un piso de acogida,dado su estado de gestacion.Que ya tenia tres hijos,la mayor de las cuales vivia con su suegro y las otras dos en casas de acogidas,que por supuesto el padre estaba en la carcel por drogas y robos y que a su hija la iba a llamar Nereida.....fue uno de los pocos momentos en los que se le ilumino su cara.
Me a trevi a adoptar un cierto aire paternalista y aunque empece diciendole que yo no era nadie para darle consejos si que creia conveniente que en adelante tomara medidas para evitar volverse a quedar embarazada.Que tuviera en cuenta que no solo ella iba a pasarlo mal,sino sobre todos sus hijos que no tenian la culpa de nada pero que al final siempre acaban heredando los pecados de sus padres.
Al final saque mi cartera y le dije que le iba a dar dinero para que los dos dias que le quedaban para su cita del lunes pudieran al menos ella y su hija dormir bajo techo (esta haciendo mucho frio estos dias) .Le dije que obviamente no la conocia de nada y no podia estar seguro de que la historia que me estaba contando era cierta y que podria ser perfectamente que el dinero que se lo daba se lo gastara en tintorro o en un chute,pero que esa decision era suya y que en todo caso tendria que discutirla con su conciencia (yo estoy convencido o quiero creer que de verdad lo utilizo para dormir a buen recaudo).Luego me despedi de ella,le desee suerte y la vi alejarse.....ni siquiera le pregunte su nombre.
No he contado esta historia para dar ningun tipo de moraleja,ni nigun ejamplo de nada.......simplemente es que a veces me da rabia como esa enorme multitud de personas que se arrastran por las calles parecen volverse invisibles ante nuestros ojos....pero estan ahi,estan sufriendo y tienen una historia que contarnos.
No se si mi pequeña ayuda sirvio de algo,ni nunca lo sabre.Espero que al menos su hija pueda aprovechar las oportunidades que su madre no tuvo o perdio.
Quizas para mi callejera anonima sea demasiado tarde,pero Nereida aun tiene toda la vida por delante y todo el derecho a ser feliz.
Mucha suerte en tu vida Nereida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada