lunes, 10 de noviembre de 2014

Liduvina de Schiedam, enferma

Sin duda alguna el panteon de santos de la Iglesia Catolica es con creces uno de los mas extravagantes y bizarros que la imaginacion humana pueda concebir
Alli podemos encontrar a santos acribillados por flechas, a otros despellejados vivos, santas barbudas, otras a las que les mutilaron los pechos y los pusieron encima de una bandeja como si de flan chino mandarin se tratara y un interminable etcetera de historias escatologicas algunas y otras directamente grotescas
Entre todo este maravilloso elenco de personajes hoy voy a hablaros de la increible pero real vida de Liduvina de Shiedam
Liduvina nacio en Holanda en el siglo XIV, de familia pobre. De pequeña sufrio un accidente que le ocasiono la ruptura de la columna vertebral lo que trajo consigo aparte de la imposibilidad de moverse otra serie de efectos secundarios que hicieron que su salud fuera un autentico fiasco: vomitos, dolores de cabezas atormentadores, llagas en todo el cuerpo...
Lejos de desesperarse e imbuida de ese espiritu tenebroso del cristianismo Liduvina llego a la conclusion mesianica de que su dolor era una manera de redimir el sufrimiento de la totalidad de la humanidad y paso a recrearse en sus enfermedades y males...ahora cuanto mas tuviera mejor le parecian
Llego un momento en el que, segun cuentan, ya ni comia (quizas sea la inventora de la anorexia) y solo se alimentaba de hostias consagradas (tampoco sabemos exactamente cuantas consumia en cada comida o si las untaba con Nutella)
Empezo a tener visiones misticas...lo cual no es de extrañar dada la lamentable dieta que llevaba y en los ultimos siete meses de su lamentable vida no pudo ni dormir una hora por los tremendos dolores que sentia y con los que gozaba (tambien fue la pionera del masoquismo) pues se negaba a tomar cualquier medicacion
A su muerte y en reconocimiento a sus inumerables meritos y a su vision pionera y futurista la iglesia acabo nombrandola patrona de los enfermos cronicos
Muy edificante todo como podeis ver

8 comentarios:

  1. Espero no secundarla nunca. Mi misticismo es más precario. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jose Luis: No se si me queda alguna gota de misticismo
      Un abrazo

      Eliminar
  2. No desearía pasar por esa vida.

    Un beso Juanjito

    ResponderEliminar
  3. Ni sabía que había una santa de los enfermos crónicos.

    Saludos juanjo

    ResponderEliminar
  4. Respuestas
    1. ANTONIO. pues si
      me alegra volver a verte
      Un abrazo

      Eliminar