lunes, 7 de abril de 2014

La maldicion de Ondina






Con este nombre se conoce a una enfermedad rara y angustiante consistente en que el individuo que la padece es incapaz de mantener los mecanismos automaticos que nos permiten seguir respirando mientras dormimos y por lo tanto pueden morir mientras estan durmiendo. Los pacientes que sufren esta enfermedad no suelen descansar del modo adecuado por la noche y por ello es posible que durante el dia puedan sufrir minisueños en los que llegan a quedarse dormidos durante un minuto o poco mas

El nombre de esta enfermedad procede de la mitologia germanica. Ondina era una ninfa acuatica que poseia una gran belleza y por supuesto una eterna juventud.Sin embargo tenia prohibido enamorarse de un mortal y mucho menos concebirr un hijo con el puesto que en dicho caso perderia belleza, juventud e inmortalidad
Pero claro, como suele ocurrir en estas historias la pobre Ondina acabo enamorandose de un caballero llamado Sir Lawrence con el cual acabo casandose
El dia de la boda Sir Lawrence hizo la promesa de que a partir de ese momento cada vez que se despertara su primer aliento y pensamiento del dia seria para su bella Ondina
Al cabo de poco tiempo Ondina quedo embarazada y dio a luz a u na hermosa criatura con la cual perdio tambien su inmortalidad
Y claro, ocurrio lo que tenia que ocurrir...al perder su inmortalidad fue poco a poco perdiendo su juventud y con ella su belleza a la vez que tambien se iba perdiendo poco a poco el interes que Sir Lawrence sentia por ella
Hasta que un mal dia Ondina se encontro en las caballerizas a su flamante esposo retozando con u na sirviente. Ante esta terrible vision y el engaño sufrido a manos de por quien renuncio a la inmortalidad, ondina se dirigio a Sir Lawrence recordandole que le habia prometido su primer aliento de cada dia y que a partir de ese momento s eria asi porque solo podria seguir vivo mientras se mantuviera despierto, en cuanto se quedara dormido moriria de un modo inmediato
Ni que decir tiene que el resto de la vida de Sir Lawrence no fue demasiado agradable

14 comentarios:

  1. Los dioses de alguna manera siempre se terminan vengando de los mortales de una manera cruel...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo: Si...de esos diod
      ses cogimos nuestro modelo los humanos
      Besos guapa

      Eliminar
  2. Por no ser ordinario del todo, sólo diré que se lo tenía bien merecido. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jose Luis: La verdad es que si
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Me gusta mucho la mitología. explica de manera entretenida muchos aspectos de la vida, que luego sabemos por que ocurren científicamente.

    Bien por Ondina ;D

    Saludos Juanjo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manuel: Pures si, le dio su merecido
      Un abrazo Manuel

      Eliminar
  4. Bien por Ondina. ¡hombre, ya! Qué se habrá creído el Sir eseee, amoss amosss. jejejeje..

    Hola Mister Juanjo. qué de ganas de verte de nuevo. No, no me preguntes donde me había metido o el porqué de mi desaparición, que ni yo misma lo sé. :)

    Un besínnn


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marie: pues ya que te pones tan misteriosa no te lo preguntare, pero desde luego me dejas con la curiosidad
      Pues si querida Marie yo tambien tenia muchas ganas de verte de nuevo
      Un besinnn...y no desaparezcas tanto

      Eliminar
  5. Pobre Ondina quien le manda enamorarse de un vulgar mortal....las ninfas solo pueden amar a los héroes que se aventuran a entrar en sus paraísos acuáticos ;)

    ResponderEliminar
  6. Mar: Es que heroes asi de verdad ya quedan pocos ;)

    ResponderEliminar
  7. ¡¡¡ Hombres !!! Si es queeeee.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lakacerola: cuanto tiempo sin verte por aqui :)
      Besos

      Eliminar
  8. La influencia de la mitología en la medicina es impresionante (a veces un poco friki también). Interesante está historia y está enfermedad.

    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pekosilla: Me encanta informar a una doctora ;)
      Besitos

      Eliminar